Santiago de Chile,  portal El PAÍS. Entre ríos y montañas, la ciudad de Coyhaique, puerta de entrada a la Patagonia chilena, ha sido escogida como el escenario en el que se levantará el edificio de madera contralaminada más alto de Latinoamérica. El ‘Proyecto Tamango’, del estudio de arquitectura e ingeniería Tallwood, acaba de obtener el permiso de edificación para construir 12 plantas y, una vez que finalicen el proceso de financiamiento, no tardarán más de 45 días en acabarlo. El arquitecto de la firma a cargo, Juan José Ugarte, prevé que las obras comenzarán a finales de 2023 y que el próximo año ya podrá convertirse en un polo de desarrollo urbano en la capital de la Región de Aysén, situada 1.600 kilómetros al sur de Santiago.

“Las tecnologías de madera de ingeniería requieren una inversión importante. Las empresas chilenas por fin están produciendo con el mismo estándar que países como Canadá o Austria. Le llegó el momento a América Latina”, sostiene Ugarte, quien lidera el proyecto junto al arquitecto Gerardo Armanet y el ingeniero estructural Juan Acevedo.

Cada árbol utilizado para la construcción del proyecto es reemplazado. Esta alternativa sustentable al hormigón contribuye a la limpieza del aire: un metro cúbico de hormigón emite 1,6 toneladas de efecto invernadero mientras que la misma medida en madera contralaminada (CLT, por sus siglas en inglés), secuestra 800 kilos de dióxido de carbono. En total, la construcción de la estructura, más los elementos como losas, columnas y vigas, capturará unas 4.000 toneladas de C02.

Ugarte, presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), también destaca la eficiencia para mantener la temperatura, asegurando que se ahorra hasta 40% de los costes en calefacción. El proyecto se concibió verde. Los empresarios del territorio austral Víctor Hugo y Juan Carlos Puchi, junto a Rolf Traeger lo impulsaron para potenciar Coyhaique que, “en contraste con lo prístino de la Patagonia, presenta aún altos índices de contaminación ambiental”, según el portal de Tamango, aunque el índice Calidad del Aire Mundial de la suiza IQAir le otorga un “bueno” e informa que las principales partículas contaminantes (PM2,5) cumplen las directrices de calidad del aire de la OMS.

El récord de altura que aspira romper el edificio este año duplicará en número de plantas el actual edificio de madera más alto de Latinoamérica. La torre, también levantada en Chile, es un trabajo emblemático del Centro UC de Innovación en Madera, ubicado en la Reserva Natural de Peñuelas, 100 kilómetros al sur de Santiago. El proyecto de Tallwood, de 40 metros de altura desde la vereda hasta la punta, tendrá tres plantas subterráneas de estacionamientos, dos de comercio y 10 de residencias, donde cada piso será de entre 100 y 130 metros cuadrados. En el zócalo habrá supermercado, farmacia, espacios compartidos de trabajo, y áreas verdes.

“El gran estacionamiento va a generar un flujo permanente, además de la actividad comercial y los pisos que se utilicen para Airbnb. La idea es que sea una atracción turística para la capital regional”, agrega el arquitecto. Su objetivo es contribuir a que los turistas, en vez de aterrizar en el aeropuerto más cercano a Coyhaique para emprender inmediatamente rumbo a sus respectivas excursiones, le den una oportunidad a la salvaje capital regional de Aysén.

Comentarios

comentarios