Invasión de propiedad privada con reforestación pone en riesgo las inversiones

77

COMUNICADO

La Federación Paraguaya de Madereros (Fepama) manifiesta públicamente su enérgico repudio al atropello que sufre la Estancia Kaagatá, ubicada sobre la ruta PY03 entre los distritos de Yby Yaú y Azotey, departamento de Concepción, donde los invasores están devastando unas 100 hectáreas reforestadas para hacer carbón vegetal y comercializarlo impunemente.

Esta acción de parte de estos facinerosos atenta contra el derecho a la propiedad privada garantizada en la Constitución Nacional, además de poner en serio riesgo el desarrollo del sector forestal, principalmente a las plantaciones que hoy están en la mira de muchas empresas internacionales, por la intención que se tiene de instalar la primera planta de celulosa en la zona y cuya inversión estimada sería de USD 3.000 millones.

El inmueble afectado es propiedad de Mabel Valiente de Ramírez, quien desde hace tiempo es víctima del accionar de estos inescrupulosos supuestamente ya identificados por la Policía y la Fiscalía de Concepción, pero a pesar de ello, siguen comercializando sin reparos el producto de la depredación de un monte de eucaliptos.

De un total de 1.200 hectáreas del campo, dividido en dos fincas, su propietaria destinó 100 a la reforestación con eucaliptos, proceso que inicio unos 10 años atrás. Plantar y darle manejo silvicultural a una hectárea reforestada con esta especie implica, al menos, una inversión de G. 21.450.000 por hectárea, lo que se traduce en aproximadamente G. 2.100 millones en el caso de este bosque.

La denuncia ya la hicieron los propietarios y está en manos de la Justicia, las autoridades policiales y la Fiscalía intervinieron en su momento, pero todo en vano. Incluso, representantes del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT) habían planteado la compra de la tierra invadida ilegalmente, producto de la extorsión y el chantaje de estas personas, quienes sin importarles que se trata de una tierra racionalmente explotada, permanecen en el lugar y hoy están ampliando la capacidad de sus hornos para producir carbón a costa de la implacable desaparición de los últimos árboles plantados.

Por todo lo expuesto, la Fepama insta a los órganos del Estado a poner fin a esta crítica situación, que es una afrenta directa a las leyes de la República. Exige, igualmente, castigo ejemplar a los responsables, a fin de garantizar las inversiones forestales que con mucho esfuerzo y sacrificio se llevan adelante en el Paraguay.

 

Comentarios

comentarios

COMPARTIR