Ley forestal: Advierten que no hay diferencia entre el decreto derogado y el vigente

Para el empresario y ex presidente de la Fepama, Lic. Juan Carlos Altieri, la única diferencia entre ambos es que al Decreto 7.702 se lo consideró como una licencia para deforestar.

1662

Para el ex presidente de la Federación Paraguaya de Madereros (Fepama), Lic. Juan Carlos Altieri, no existe prácticamente diferencia entre el Decreto N° 7.702, recientemente derogado por el Ejecutivo y el vigente actualmente.

“No existe mucha diferencia entre los decretos 7.702 y 7.031; el contenido del artículo 3 en cuestión es el mismo, la diferencia está en algunas definiciones que no hacen a la cuestión del decreto derogado”, sentenció.

Altieri, quien conformó el equipo para la formulación del primero de ellos, recordó que el decreto 7.031 también en su momento fue derogado por el Presidente Horacio Cartes a pedido de los mismos que pidieron hoy su reposición al Presidente Mario Abdo Benítez.

Para el empresario, lo más notable de todo esto es que al Decreto 7.702 se lo consideró como una licencia para deforestar, lo que a su croterio es mentira.

Justificó que por encima de este decreto hay muchas otras leyes de protección y manejo de los recursos boscosos, que tienen sus penas en caso de incumplimiento y que ambos decretos al final son herramientas válidas a la hora de poner en vigencia la Ley 3.001 de Servicios Ambientales, que consiste en pagar a aquellos que tienen más del 25% de reservas boscosas para que estos protejan sus bosques.

Según Altieri, esto significa que aquel propietario que tiene más del 25% no va a poder cambiar el uso de esa porción que la Ley 422 le autoriza porque está vendiendo un servicio ambiental, o sea aquel que incumplió con la ley 422 está pagando los servicios ambientales.

“En otras palabras, está pagando al que tiene árboles crecidos para que este conserve en la proporción de lo que tenía que reponer en vez de plantar, es decir, es un cambio de árboles crecidos por árboles a crecer”, argumentó.

No obstante, el empresario maderero reconoció que el artículo 42 de la ley 422 debe ser analizado con criterios técnicos actuales , atendiendo a que está desfasada ya que data del año 1973 cuando el Paraguay en la Región Oriental tenía casi el 60% de cobertura boscosa.

CAUSAS DE LA DISMINUCIÓN DE LOS BOSQUES

Por otro lado, sostuvo que los bosques no desaparecieron por la explotación agrícola –ganadera o forestal sino, más bien, como consecuencia de nuestro mismo Estatuto Agrario de la época que declaraba al bosque como tierra improductiva y sujeta a la reforma agraria.

“Hoy día tenemos más de 3,5 millones de hectáreas que corresponden a asentamientos humanos, más de 1 millón de hectáreas de tierras ancestrales y si sumemos a esto las tierras inundadas por nuestras dos grandes represas, se puede notar que no fue la producción la culpable de la desaparición de los bosques. Recordemos que el Paraguay a más de las reservas establecidas por Ley, tiene más del 16% de aéreas protegidas del total de su territorio”, finalizó.

Comentarios

comentarios

COMPARTIR