“Plantamos incienso porque su madera es de excelente calidad y al igual que Roa Bastos no abunda en esta tierra”

El incienso viene del latín encender igual que las palabras del maestro

1867

Ayer, el titular de la Federación Paraguaya de Madereros (FEPAMA), Lic. Juan Carlos Altieri al igual que autoridades de diferentes instituciones públicas y privadas, entre ellas el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), el Centro Cultural de la República El Cabildo, la Secretaría del Ambiente (SEAM), la Fundación Augusto Roa Bastos y de la Secretaría Nacional de Cultura, participaron del acto de inauguración de la “Selva Migrante” que fue habilitada en el Parque Ñu Guasú. Este espacio es un homenaje al Centenario del Premio Cervantes de Augusto Roa Bastos.

En la ocasión se plantaron árboles de incienso y el presidente de Fepama brindó algunas palabras que presentamos a continuación:

“Es tan difícil para un común poder hablar de Don augusto Roa Bastos por el compromiso que significa hablar de un premio Cervantes de la literatura, el Novel de las letras.

A un Novel no solo se lo honra con palabras, de diversas maneras se lo puede recordar es por esto que en su centenario creímos oportuno y significativo  plantar árboles, por que el árbol es vida y don Augusto vive y seguirá viviendo un presente y un futuro con el legado que nos dejó.

El árbol captura anhídridos y nos regala oxígeno como las plumas de Don Augusto.

Sabemos que el anhídrido es veneno y que sin oxígeno no se puede vivir, es así que un país sin conocimientos y sin cultura no puede perdurar.

Me decía un compañero de ruta que la ignorancia no mata pero nos hace vivir mal.

No fue fácil elegir el árbol mejor perfilado para honrar a Don Augusto.

El Paraguay tiene una infinidad de árboles nativos, uno más precioso que otro, pero para esta ocasión hemos elegido una especie que tiene un paralelismo con nuestro sabio.

El  incienso viene del latín encender igual que las palabras del maestro.

«Es una madera de excelente calidad que no abunda al igual que  el, hay pocos Augusto Roa Basto en esta tierra»

En el antiguo y nuevo testamento encontramos que con el humo de sus cenizas los hombres  honran a sus santos. Y así queremos honrar al maestro.

El hombre de campo usa su esencia para curar sus dolores como las letras de don Augusto cura la ignorancia y nos enseña de toda las disciplinas en los ámbitos que fuesen.

De esta manera y de corazón recodamos su centenario. Muchas Gracias”

Mensaje del titular de Fepama, Lic. Juan Carlos Altieri

 

Comentarios

comentarios

COMPARTIR