Una mujer con tradición maderera al frente del Infona

1810

Detrás de toda historia de éxito, existe otra de sacrificio, resiliencia y, sobre todo, de amor al trabajo; uno que construye y coadyuva a sobrellevar los desafíos constantemente. Así lo entendió Cristina Goralewski, la empresaria que conoce los secretos para triunfar, en cuyas venas corren la madera y la yerba mate, tradicción muy arraigada en su familia.

Las huellas de un visionario. Es difícil describir la impresión que causaba don Alberto Goralewski, precursor de Matelandia, en aquellos que lo conocían. Tenía algunas de esas raras cualidades que conviven en las personas excepcionales. Era un hombre brillante, cálido y de un inagotable amor por el campo, la madera y sobre todo por la yerba mate, características que supo trasmitir a sus hijos y nietos.

Cristina Goralewski lleva en su ADN esta misma pasión aprehendida de su abuelo, a tal punto de que cursó la carrera de Ingeniería Forestal, luego se diplomó en Producción de Yerba Mate y finalmente realizó un masterado en Agronegocios, con el objetivo de asumir la dirección de la empresa junto con su padre, don Néstor Goralewski, a quien considera su mentor en el trabajo.

Con tan solo 27 años, la empresaria es reconocida en el rubro por su investigación, inédita en Paraguay, sobre la captación de carbono de la yerba mate, lo que le abrió varias puertas para participar en congresos y seminarios a nivel nacional e internacional, e incluso, formar parte del Consejo Directivo de la Federación Paraguaya de Madereros (FEPAMA) y de la Comisión Directiva de la UIP Joven.

Un rubro para hombres. Ser la única mujer del equipo y tener a su cargo a 30 trabajadores, no es tarea fácil. Entonces, ¿cuál es el secreto del éxito de esta joven empresaria? «Involucrarse en todo y hacer de todo. Mi jornada comienza a las 05:00 con la distribución de los trabajos en los yerbatales, posteriormente me dedico a los manejos administrativos y a la fiscalización del campo, entre otras tareas», comentó.

Basta con verla para saber que es una mujer de determinación. Y no es para menos, atendiendo a que tuvo dos grandes ejemplos en su vida, quienes le enseñaron a afrontar los desafíos con total entereza. En este sentido, Cristina recuerda que el 2016 fue uno de los años más difíciles para Matelandia, principalmente, por el contrabando desde los países vecinos. A esta situación, se sumó el cese de la cosecha (de octubre a marzo), que la obligó a replantear el negocio y reinventarse para no sacrificar los puestos de sus colaboradores.

Actualmente, la empresa produce 1.000.0000 kg de hojas de yerba mate, que tras el proceso de secado, resultan en aproximadamente 380.000 kg de yerba mate canchada, considerada el producto estrella de la firma nacional; aunque también cuentan con yerba mate molida empaquetada, pero en menor escala. Además de esto, en la empresa fabrican viviendas prefabricadas de madera y mangos para herramientas.

Con visión de futuro. La prioridad de Cristina en este momento, radica en seguir optimizando la calidad de los productos, pues apunta a dirigirse al mercado internacional. Otro de los planes para el 2017, es concretar alianzas con universidades y centros educativos, para la realización de investigaciones científicas en el campo forestal y yerbatero.

Fuente: Diario La Nación

Comentarios

comentarios

COMPARTIR